sábado, mayo 12, 2007

Todos los pueblos se merecen a un Fidel Castro


Afirmó en La Habana, Velimir Bata Zivojinovic, el más popular de los actores serbios del cine y la televisión

Bromista empedernido, dado a la sonrisa plena y a los aires del buen humor, Velimir Zivojinovic se enseria cuando aborda realidades que laceran su alma: la persistencia de la injusticia social, las guerras en el mundo y las pérdidas culturales en su país en la última década.

"Me duele ver cómo después de la desintegración de Yugoslavia los vínculos culturales entre los pueblos que formábamos parte de esa federación hayan prácticamente desaparecido. Que el cine serbio, por falta de financiamiento, haya abandonado los temas épicos e históricos. Que la única fuente segura de trabajo de los actores sean las telenovelas de corte ligero.

"Siempre tuve ideas socialistas. Ahora que vivo en un país capitalista, estoy absolutamente convencido que el socialismo es la mejor opción para los seres humanos".

Bata, como lo llaman sus compatriotas, está en La Habana. Vino por cuatro razones: asistir a la Semana del Cine Serbio en Cuba, organizada por la Embajada de su país y el ICAIC; compartir con su hija y sus nietos en la Isla; acceder a un medicamento único en el mundo para su enfermedad circulatoria, "producido por esa fabulosa industria farmacéutica cubana" y tomarle el pulso a la cotidianeidad de "un pueblo que admiro por la dignidad y el orgullo con que han sobrellevado tanta hostilidad". A esta última razón le pone nombre y apellido: "Ustedes tienen a Fidel Castro. Todos los pueblos se merecen a un Fidel".

Más de 330 filmes ha rodado este hombre próximo a cumplir 74 años. "Lo mío es el cine. Empecé por el teatro hasta que un día tuve conciencia de que sobre las tablas estaban otros muchos mejores que yo. En mi primera película apenas aparecí en una secuencia en la que me mataban. Creo que morí unas cincuenta veces en papeles secundarios hasta que logré un rol protagónico".

A pesar de que más del 70% de su filmografía se enmarca en la comedia, buena parte de su fama se debe a los papeles desempeñados a lo largo de los sesenta y los setenta en filmes sobre la II Guerra Mundial. Entre nosotros se le recuerda por el Comandante Nikola que interpretó en La quinta ofensiva (1973), de Stipe Delic, donde compartió el elenco con el británico Richard Burton, quien encarnaba al mariscal Tito en los días de la resistencia antifascista, y la griega Irene Papas. En 1993 ganó el Premio Slavica por la obra de toda una vida en el cine yugoslavo.

"No puedo señalar a un director favorito. He trabajado con realizadores de mucho talento y con verdaderos estúpidos. Pero los actores solemos hablar bien de todos".

Bata tiene un sueño: filmar una película que ha pensado y escrito, en la que un campesino humilde y solitario se enfrenta a un ejército invasor: "Quisiera compartir esta historia y legarla como un símbolo de los valores humanos que nada ni nadie puede aplastar".

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home